Ir al contenido principal

Sobre la gran cólera de los hechos III



Aunque anunciaba a Tucídides en la entrada anterior de esta serie, haré una parada en Ortega. Una formulación fulminante de la incompatibilidad entre política y verdad se encuentra en el conocido opúsculo (por su brevedad, no por su enjundia) “Mirabeau o el político”.
Para Ortega, el francés representa el arquetipo del político. Un arquetipo es la realización pura de una virtud humana, que en nada se parece a los ideales: de hecho, son su opuesto. Los ideales son deseos irrealistas, puras proyecciones fantásticas sin raíces en las cosas. Los arquetipos, sin embargo, nos muestran lo que las cosas pueden ser, en toda su pureza.
El método se quiere realista, y por eso merece considerarse, y mucho. Ortega se pregunta: ¿qué es un político, cómo opera, cuando llega a su máximo grado? Si es así, insiste con una de sus muchas frases felices, no le pidamos lo que no puede ser porque la humanidad, cuando se pone idealista, “es como la mujer que se casa con un artista porque es artista y luego se queja porque se comporta como un jefe de negociado”.
A su manera, Ortega pretende una fenomenología del campo político, una descripción de qué sucede cuando existe un gran hombre, alguien que tiene una idea clara de qué, desde el Estado, debe hacerse con una nación. Lo primero que es un gran hombre: empático, capaz de conectar políticamente con sus semejantes. Efectivamente, el gran político al pensar en sí mismo piensa en los demás, porque su egoísmo coincide con su obra, en el fondo, con su máximo altruismo. Resentidos, los hombres mediocres les insultan con defectos que, en el fondo, deberían ser halagos. ¿Cómo no ser ambicioso cuando se desea crear? ¿Cómo no mentir cuando se trata de guiar a masas, y de adaptarse a sus estados de ánimo para llevarlos a donde quieres?
Mirabeau, su héroe, es el modelo de activista. Ortega capta bien una dimensión del político: es un individuo que inventa empresas para todo el mundo, lo importante es tenerlos conectados a él y gestionar la economía de los favores. Bien, Mirabeau, hace de todo, con todos, seduce a sus carceleros y a sus esposas, a los revolucionarios y a los nobles, mantiene una tensión épica por crearse un personaje: Ortega señala con mucha inteligencia como este “atleta en amor” –según se definía- era capaz de escribir cartas a una de sus múltiples enamoradas y le copiaba, tan ricamente, un artículo de periódico. El caso era tener a todo el mundo pendiente de él. Excitado por su contorno, remacha Ortega, Mirabeau no podía ser escrupuloso; eso es virtud de intelectuales y si uno quiere estar ocupado en las cosas no puede preocuparse, reflexionar sobre ellas: la política excluye el mimo y el cuidado. Los plagiarios y los venales abundan en los políticos, pero es que así, y solo así, se gestan los Temístocles, los Alcibíades, los Césares, los Napoleones. Esos hombres tienen muchos “sótanos”, pero estos forman parte del gran edificio que representan. En este también tienen su lugar el afán de justicia y de verdad, la fidelidad a los principios, pero sin el extremismo con los que los obedece el geómetra o el kantiano, el científico o el moralista. Extasiado con su héroe, Ortega cita una profunda frase dirigida por tal “león” al “chacal” Robespierre: “Joven: la exaltación de los principios no es lo sublime de los principios”.
En dos aspectos, Ortega acierta: el gestor de multitudes necesita acomodarse constantemente a ellas. El segundo aspecto es que la noción de verdad, en política, no tiene los mismos atributos que en ética o en matemática. La verdad en política se produce en contextos de escasa reflexión y sobre ámbitos que no admiten trazados precisos. Pero, ¿significa eso renunciar a ver con los ojos del cuerpo y no de la mente, según llamaba Arendt al que era capaz de registrar los hechos? No, Ortega cree que sin verdad no hay política, pero cree que esa verdad no es para todos los oídos, solo para los excelsos. ¿Y cómo surgen los excelsos? Desgraciadamente, el lenguaje de Ortega bascula entre descripción histórica y esencialismo. Parece que César y Mirabeau representan un arquetipo producido por el mundo, casi en un juego estético caprichoso y es incapaz de mostrar cómo, en lo concreto, se forjó tal sensibilidad portentosa.
Pero, y es lo más grave, si es que César y Mirabeau la tenían… y no fueron dos tahures que ganaron una serie de manos encadenadas y consiguieron llevarse la partida. Y si eso es así, el arquetipo político de Ortega se descascarilla: lo único que ha hecho es recoger el destino de dos mediocres (algo que somos todos para mí, gente media excepto en algún rasgo, pero no para Ortega) y convertir su mediocridad en grandeza, cuando ésta solo procede del azar histórico.
Si esto fuera así Ortega sería un modelo de gran intelectual seducido por la pornografía política y que convierte a ésta, con gesto oracular, en la esencia de la política. Ejemplifica el modelo del intelectual, en suma, que claudica ante un falso realismo: el representado por un Mirabeau, lo que le lleva a convertir al faldero ansioso en condición del hombre que, en ese momento sí, corrigió con grandeza a Robespierre. Quizá Mirabeau fuera muchas cosas y en alguna de ellas fue un gran político –al contestar al Incorruptible. En el resto pudo muy bien ser un formidable cretino, un cortesano con intuición, un señorito con ínfulas… como  lo fue Alcibíades: y en ese aspecto de sus existencias, tanto uno como otro, fueron una pesadilla para sus repúblicas y un desdoro para lo sublime de los principios en los que creían -si es que el ateniense creía en alguno.
La fenomenología no resulta porque adolece de un universo poco variado, solo busca, como la ideología, lo que confirma el supuesto de partida. Y el realismo se convierte en hierro de madera; pura proyección de las apetencias y los fantasmas de Ortega. De hecho, a menudo, ese realismo despectivo es puro sentido común que se pretende innovador, corajudo... Lo es tanto como las extravagancias en un rockero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…